Tener unos oídos limpios es esencial para poder escuchar con total claridad todos los sonidos que están a nuestro alrededor. Como curiosidad, debes saber que el oído es el único órgano que se limpia solo, debes tener mucha precaución ante cualquier producto de limpieza ya que tu salud auditiva puede verse deteriorada.

Es triste no poder escuchar nuestra película preferida, o disfrutar de sonidos tan naturales como las olas del mar, o vernos comprometidos cuando no escuchamos bien una conversación. Para ello es importante realizar revisiones para cuidar nuestra salud auditiva, y además realizar una correcta limpieza siempre. Una mala práctica a la hora de realizarla, puede llevarnos a una pérdida auditiva.

La cera es el mecanismo que de forma natural utiliza nuestro oído para su limpieza. Esta sustancia es muy importante, y se produce en la parte externa del conducto auditivo. Su función principal es lubricar y proteger a este de cualquier agente externo que suponga una amenaza como bacterias, por ejemplo.

Consejos para el cuidado de nuestros oídos

Ten en cuenta que el oído es un órgano provilegiado, ya que se limpia por sí solo de manera natural. Por lo tanto, hay que dejar de utilizar o tener cuidado ante determinados productos de limpieza.

  • No utilices los bastoncillos. Tanto en adultos como para niños no son demasiado recomendables, porque al introducirse en el oído, la cera se va hasta el fondo. En algunos casos se puede dar incluso una pérdida auditiva.
  • Evitar siempre presionar los oídos con cualquier objeto como horquillas, rascar con las uñas, o similar porque todo ello puede dañar el tímpano y la cadena de huesecillos. Muy importante evitar estas acciones en todo momento.
  • Las inyecciones de agua no son lo más aconsejable. Si tienes un tapón el profesional médico deberá valorar como retirarlo, pero por tu cuenta no es nada recomendable hacer baños con jeringuillas o embudos para esto.
  • Cuidado con obsesionarse con la limpieza de manera compulsiva. Limpiarlos asiduamente puede ser una mala práctica. Tan solo es necesario cuando estemos en el momento del baño, aplicar con el dedo un poco de agua y jabón, algo mínimo que después se aclarará con la ducha, y nos permitirá tener unos oídos perfectamente limpios.

Ten en cuenta estos consejos, y no pongas en peligro la salud de tus oídos, es importante estar atento a estas pautas, y además realizar revisiones para prevenir cualquier tipo de patologías que fácilmente tendrán solución si las tratas a tiempo.

Cuenta con ProAudio y su equipo de profesionales para atenderte de manera personalizada, y eficaz en cada caso en concreto.