Seguramente muchos de estos datos no los conozcas, y te sorprendan. Los oídos son partes esenciales de nuestro cuerpo, y están muy relacionadas con algunas molestias o patologías que a priori no sabemos.

En el artículo de hoy vas a conocer algunos datos interesantes que te ayudarán a conocer mejor cómo funcionan nuestros oídos y la importancia que tienen en el desarrollo de nuestra vida cotidiana.

Datos sorprendentes de nuestros oídos

Sin duda, es un sentido fundamental para comunicarnos de manera efectiva con el mundo. Toma nota de estas curiosidades relacionadas con el oído:

Es el centro de nuestro equilibrio

Así es. En nuestros oídos encontramos el sistema vestibular que se encarga de coordinar el equilibrio, y es por ello que si alguna vez padecemos o sentimos vértigos tenemos que tener en cuenta esta parte del cuerpo para descartar o comprobar que sea la responsable de esta molestia.

Incluye uno de los huesos más duros

Cierto. Uno de los huesos más duros del cuerpo se encuentra en el oído, curioso, ¿verdad? Es el denominado hueso temporal y es el encargado de proteger el oído interno frente a cualquier tipo de perforación.

Cada oído oye mejor un tipo de sonido

El oído izquierdo está preparado para escuchar mejor la música, y el derecho se centra más en la voz de las personas. Parece que ambos se han repartido las funciones en este término.

La cera protege nuestros oídos

Totalmente cierto. Creemos que esto es un problema y no es así, tiene una función muy importante ya que se encarga de proteger al oído contra hongos, bacterias, polvo y otra serie de elementos nocivos para él.

El oído nunca descansa

Siempre está despierto, aunque cuando nosotros estamos durmiendo el cerebro inhibe los sonidos que están a nuestro alrededor para que podamos descansar tranquilamente. Solo si hay un ruido fuerte, el oído reacciona para así despertarnos y tomar cartas en el asunto.

Saboreas mejor los alimentos

Parece extraño, pero todo tiene su explicación. La cuerda del tímpano permite la conexión entre la lengua y el cerebro. Es por este motivo por el que existe esta relación y puede afectar a cómo percibimos los sabores, y la manera en la que el oído está relacionado en cuanto al modo en que sentimos los sabores de los alimentos que ingerimos.

¿Qué te parecen estas curiosidades? Seguro que alguna te habrá sorprendido. Puedes añadir alguna en comentarios, nos encantará leerte y enriquecer la información con tus aportaciones.

Mientras tanto, te invitamos a que descubras el resto de consejos y noticias de nuestro blog para ayudarte a que estés al día del cuidado de tus oídos.